color permanente

Color permanente, ¿cómo se consigue que el tinte aguante más?

Como ya sabrás, en peluquería trabajamos básicamente con dos tipos de coloraciones, color semipermanente y color permanente. El semipermanente puede durar hasta 28 lavados hasta perderse por completo mientras que el permanente, como su propio nombre indica, puede permanecer durante tiempo indefinido, aunque hay que tener en cuenta algunas cosas que veremos a continuación.

¿Cómo funciona el color permanente?

Para entender por qué el tinte permanente dura mucho más que el semipermanente hay que saber cómo funciona cada uno. Empecemos por el semipermanente.

El tinte semipermanente funciona recubriendo el cabello con el color del tinte. Este tinte no penetra en la fibra de cabello y no elimina el pigmento del cabello. Esto hace que el tinte vaya desapareciendo con el tiempo hasta desaparecer por completo.

Con la coloración semipermanente no se puede variar demasiado el color del pelo. Solo se puede teñir de forma semipermanente con el tono natural o uno más oscuro, nunca uno más claro.

Vamos ahora con el color permanente. Los tintes permanentes actúan en dos fases:

1º Barren el pigmento natural del cabello, decolorándolo.

2º Una vez decolorado  el tinte colorea el cabello, penetrando hasta la raíz.

De modo que con la coloración permanente hemos despojado al cabello de su color natural y luego se le cambia de color. Gracias a los tintes permanentes se puede conseguir casi cualquier color que imagines, desde pelirroja hasta colores de fantasía como el que ilustra este post.

¿El color permanente es realmente permanente?

Es una buena pregunta. El color permanente es realmente permanente, pero puede perder algo de color con el tiempo. Pasa, por ejemplo, como con los tatuajes. Un tatuaje dura para siempre, pero el color puede desvaírse.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el pelo crece, y obviamente el nuevo cabello tiene el color original.

Por eso, si realmente se quiere que el tono permanente se mantenga invariable durante todo el tiempo, será necesario darle algún retoque de vez en cuando. Cada seis semanas más o menos deberías pasar por la peluquería para cubrir las raíces.

¿Y si te arrepientes del color? Bueno, siempre te puedes teñir de otro color (aunque no conviene abusar de los tintes) O simplemente cortarte el pelo y dejar que crezca de tu tono natural.

Ya quieras una coloración permanente o semipermanente, en Lola Aranda somos especialistas en color y trabajamos solo con las mejores marcas para conseguir el tono que deseas. También puedes disfrutar de nuestras ofertas de peluquería en Madrid.

2 Comments
  • Luisa Paredes
    Posted at 13:13h, 26 julio Responder

    Estoy sorprendido de encontrar articulos donde ver informacion tan necesaria como esta. Gracias por aportar este articulo.

    Saludos

    • admin
      Posted at 16:44h, 26 julio Responder

      Gracias Luisa, nos encanta que te encante! Buen dia!

Escribe un comentario

Mejoramos la experiencia de navegación y gestión del trafico utilizando cookies propias y de terceros. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener mas información en Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies